7
May

¿Por qué están demonizando los filtros solares?

Que si son tóxicos, que si contaminan los mares, que si la vitamina D no se absorbe…

Durante este post iremos desgranando y resolviendo todas estas dudas.

Lo que está claro, porque lo dicen los datos (lo puedes consultar aquí), es que desde los años 90, el cáncer de piel tipo melanoma no para de aumentar. La principal causa de este cáncer es la radiación solar. Para mí ya estaría todo dicho pero como algunas personas le buscan 3 pies al gato, te voy a dar mis razones y comprenderás por qué no son nuestros enemigos, si no nuestros amigos.

Los protectores solares no son tóxicos.

Ningún producto cosmético que salga al mercado va a contener ningún ingrediente tóxico, ni perjudicial para la salud. Los cosméticos que vean la luz del día, habrán tenido que pasar numerosos estudios de seguridad.

La nueva corriente que aboga por lo natural, potenciando la quimiofobia, es la culpable de sembrar el miedo entre los consumidores. Además, de ser un sinsentido, porque todo es química. Desde el oxígeno (dos átomos de oxígeno) que respiras al agua (un átomo de oxígeno y dos de hidrógeno) que bebes.

No entenderé nunca la connotación negativa que se le ha querido atribuir a “lo químico”. Gracias a que se ha avanzado en la ciencia y se pueden sintetizar principios activos en el laboratorio, ya no necesitamos extraerlos de las plantas a mínima escala. La humanidad ha avanzado.

La vitamina D sí que se puede absorber.

La vitamina D, para absorberse, necesita ser activada por el sol. Si tomas mucha vitamina D y eres como un vampiro al que no le puede dar el sol, no tienes nada que hacer.

No existen zonas específicas donde se absorba mejor o peor. Por lo tanto, la piel de la cara, que es mucho más fina y sensible que el resto del cuerpo, debe estar siempre protegida.

Cuando nos aplicamos el protector solar por todo el cuerpo, siempre hay zonas que nos dejamos sin crema o donde aplicamos menos cantidad. Es decir, no estamos 100 % protegidos todo el tiempo ni todo el cuerpo. Por tanto, la vitamina D se absorberá por esos recovecos.

Los protectores solares No contaminan los mares.

A día de hoy, muchos protectores son resistentes al agua (water-resistant) y son biodegradables.

El verano pasado un titular alarmista provocó el pánico: “Hawái prohibirá los protectores solares”. Si te quedaste en el titular y fuiste más allá, seguro que tiraste todos tus protectores solares a la basura.

Existen determinados filtros solares que parecen a afectar a la supervivencia de los arrecifes de coral. Hawái quiere eliminar a largo plazo esos ingredientes de los protectores solares, no el resto de filtros solares. Afortunadamente, la industria dispone de muchos ingredientes para formular las cremas del sol.

Sería una enorme irresponsabilidad prohibir el único freno al cáncer de piel: el protector solar. No desviemos la vista, la supervivencia del coral se ve comprometida en mucha mayor parte por otros problemas y no por los protectores solares. El cambio climático y su consecuente aumento de la temperatura de los océanos y el mayor nivel de dióxido de carbono en las aguas del mar, son las verdaderas amenazas.

Además, el protector solar es el mejor y más económico cosmético antiedad: evita la aparición de manchas y arrugas nuevas.

Nuestro consejo desde la farmacia: no te dejes influenciar por reclamos alarmistas y sensacionalistas y protégete del sol si quieres evitar manchas, arrugas o cosas peores.

firma paloma sastron toledo

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Bienvenido a nuestra farmacia!

No te pierdas nuestros posts más molones y suscríbete a nuestra newsletter.

Al aceptar este formulario, declaras haber leído y aceptado la Política de Protección de Datos (la puedes descargar al final de la página de inicio).
Holler Box