“No hay primavera sin flores, ni verano sin calores, ni otoño sin racimos, ni invierno sin nieves y fríos”

O, lo que es lo mismo, no hay primavera sin alergias. Me pica la nariz, me lloran los ojos… ¡me encanta la primavera!

Como no hay alergia sin polen, te cuento los tipos de polen que nos suelen dan alergia en España.

Hablemos del polen

Las gramíneas, que crecen en los bordes de las carreteras, campos de cultivo, descampados o praderas se llevan la palma. En el centro y norte de España son la especie que más alergia produce, mientras que en la costa del Mediterraneo gana la Parietaria judaica más conocida como pelosilla, una maleza que es pegajosa y suele crecer en muros. En esta zona se encuentran las concentraciones de gramíneas más bajas, motivado por su largo y repartido período de floración, a lo que le hay que sumar el efecto atemperador del mar. Por eso, cuando vienen de la costa a Madrid personas alérgicas a las gramíneas, flipan en colores. Por otro lado, es lógico que en el sur de España sea el olivo el que más alergias produce, por las grandes superficies de olivares que hay en Jaén, Córdoba o Granada.

Otros pólenes alergénicos importantes:

  • Los Plantagos, Artemisia y Salsola y Chenopodium.
  • El abedul en los montes gallegos y cornisa cantábrica.
  • Las cupresáceas arizónicas y cipreses en enero y febrero en Madrid o Barcelona.
  • El Platanus (plátano de sombra) por marzo y abril en Madrid.
  • Mercurialis (mercuriales y alguna ortiga) desde febrero hasta noviembre en Tarragona.
  • Pinus de febrero a abril en Bilbao.
  • Palmáceas (palmeras) en Elche de febrero a abril.

Los antihistamínicos

Como su propio nombre indica actúan inhibiendo los efectos de la histamina. La histamina interviene en muchos procesos corporales. Desde las reacciones alérgicas (obviamente, gracias Paloma), la secreción ácida del estómago (¿te suena la ranitidina? también es un antihistamínico), determina en gran parte la sensación de hambre (algunos antihistamínicos se utilizan para abrir el apetito) y los ritmos sueño-vigilia. La Dormidina es un antihistamínico que produce sueño. ¿A que esto último no lo sabíais? Si te fijas se utilizan los “efectos adversos” como indicación en otros medicamentos.

Volvamos a las alergias. Ese picor de ojos y de piel, goteo de nariz… y encima estamos zombis por el antihistamínico.

Al inhibir la histamina, todos los antihistamínicos tienen un efecto sedante más o menos potente, según cada fármaco y cada persona. Los antihistamínicos de primera generación (los más antiguos, los clásicos) como el Polaramine, Zasten o Zaditen, entre los más conocidos, son los que más sueño y más efectos secundarios producen: sequedad de boca, visión borrosa, estreñimiento y retención de orina. Es necesario tomarlo varias veces al día para notar alivio.

Los antihistamínicos de segunda generación provocan mucho menos sueño que los clásicos, ya que tienen más dificultad para penetrar en el sistema nervioso central.  A diferencia de los de primera generación estos son de dosis única al día. Los puedes tomar por la mañana o por la noche, según tu pico de alergia. Los más conocidos son el ebastina, cetirizina, loratadina, Aerius, bilastina… Sin embargo, la cetirizina es más sedante que la ebastina o desloratadina. Aun así, la somnolencia y otros efectos secundarios de los antihistamínicos tienden a mejorar en los primeros días, al continuar el tratamiento.

¿Y las embarazadas?

Los antihistamínicos de segunda generación se encuentran en su mayor parte dentro de la categoría B de la FDA. En España nos guiamos con las categorías A, B, C, D y X de la US Food and Drug Administration (FDA). Estas categorías indican como de seguro es una medicamento durante el embarazo. La categoría A sería la más segura y la X la menos segura, provocando anomalías en el feto.

Volviendo a los antihistamínicos. Estos son “probablemente seguros”. No da mucha seguridad el “probablemente”, ¿verdad? Obviamente, no se pueden realizar ensayos clínicos en embarazadas, pero en estudios con ratas y conejas, utilizando dosis 75 y 150 veces superiores a las humanas respectivamente, no se han podido encontrar evidencias de daño fetal. Por lo tanto, los datos existentes sugieren que no hay un aumento significativo del riesgo fetal con los antihistamínicos de segunda generación más usados.

¿Qué me tomo?

Aparte de comprarte un buen paquete de clínex, existen antihistamínicos de todo tipo y precio. Existen los comprimidos vía oral de toda la vida o los de efecto flash que se disuelven en la boca y actúan más rápido (son mi recomendación personal). Prácticamente todo lo pasa la Seguridad Social, por si alguien pregunta. Para el lagrimeo constante tenemos antihistamínicos en colirio como la Bilina o el Zaditen. Si sentimos la nariz congestionada o inflamada podemos utilizar corticoides en spray como la Budesonida o antihistamínicos como Avamys.

Y tú, ¿tienes alergia?

Yo no, ¡por eso me encanta la primavera!

Podrán cortar todas las flores pero no podrán detener la primavera.

firma paloma sastron toledo

3 Comments

  1. 3 mayo, 2018 at 12:31 PM

    Esto es realmente revelador, eres un blogger muy profesional. Me he unido a tu RSS y espero disfrutar más cosas en este gran blog. Además, !he compartido tu sitio en mis redes sociales!

    Saludos

    • Paloma Sastrón-Reply
      11 mayo, 2018 at 12:25 PM

      Muchas gracias!

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Bienvenido a nuestra farmacia!

No te pierdas nuestros posts más molones y suscríbete a nuestra newsletter.

Holler Box