¡Vaya rima mala que me ha salido! El calor ya me atonta las neuronas, discúlpame. En esta época, casi estival, aumentan a la par los grados del termómetro y los problemas de circulación.

Nosotras, que queremos empezar a lucir piernas para coger algo de colorcito, resulta que en vez de piernas tenemos botijos y nuestros pies se parecen más a los de Frodo Bolsón que a los de una señorita bien avenida.

No te enfades si eres hombre, chico o niño por dirigirme al público femenino; es que está demostrado que los problemas de circulación, piernas cansadas y varices prevalecen muchísimo más entre las mujeres que los hombres. Os podéis sentir afortunados.

Todos hemos oído que el agua fría es buena para estimular la circulación (si no te congelas antes, claro). Por una sencilla regla de tres, el calor y el agua caliente empeoran la circulación.

Como decía el Sombrerero Loco en Alicia en el País de las Maravillas:

“Comienza por el comienzo y cuando termines de hablar te callas”

Empiezo recordándote la circulación de las piernas y su retorno venoso. Las arterias llevan la sangre limpia, llena de oxígeno, para repartirla por todo el cuerpo y las venas recogen la sangre, sin oxígeno y con deshechos, para devolverla al corazón y volverla a limpiar. En las piernas este retorno venoso se puede ver dificultado por varios motivos: los músculos y las válvulas de nuestras patitas pueden no estar al 100% de su rendimiento y no pueden impulsar bien la sangre hacia arriba. El calor dificulta más todavía todo este proceso dilatando las venas, ensanchándolas y produciendo edema (hinchazón) y dolor.

Soluciones para piernas cansadas

En verano hay cosas que nos ayudan a la circulación y otras que no tanto. Puedes olvidarte de esos vaqueros pitillos que te encantan y optar por ropa más suelta y más fresquita. En el lado oscuro están las manoletinas planas o las sandalias romanas. Las primeras no son buenas ni para el pie, ni la pisada ni la circulación y las segundas, sencillamente, te apretujan tus preciosas venas que intentan hacer su trabajo, y no pueden.

El sedentarismo, las píldoras anticonceptivas, la herencia de tu madre, la ropa ajustada y el sobrepeso son las causas más típicas para que ya no te encuentres el hueso del tobillo.

Lo mejor del mundo mundial para evitar estos trastornos veraniegos son las medias de compresión (hasta el Dr. Scholl se ha subido al carro y tambien vende estas medias) pero yo entiendo que con este calorín son difíciles de soportar. Primero, porque empiezas sudando la gota gorda poniendotelás, y segundo, porque su objetivo es comprimir esas patitas para que fluya mejor la sangre. Aun así, para personas con problemas de trombos o personas operadas de varices es la mejor opción. Existen dos tipos de compresión: media y fuerte. Las medias de compresión fuerte son las únicas que receta la Seguridad Social, por si quieres pasarte por el médico de cabecera. Antes financiaban también las de compresión media pero con los recortes en Sanidad ya sabemos lo que pasa.

Las cremas venotónicas, aplicadas con un buen masaje, son una buena solución. Si su textura es gel, las puedes meter en la nevera para que el fresquito te alivie más todavía. El famoso Thrombocid con su envase negro y amarillo es el preferido de la gente mayor. El de toda la vida. Existen otras opciones como: Hirudoid forte gel o la crema para varices de Remescar. Puedes encontrar en el mercado geles efecto frío, que lo único que aportan es sensación de ligereza y frescor. En mi opinión, hay cremas más completas, como las que te he comentado anteriormente.

Si quieres algo vía oral para mejorar la circulación de las piernas tienes bioflavonoides como el Daflon, Venoruton o Flebinec. Están compuestos por protectores capilares que, desde dentro, refuerzan el sistema de retorno venoso.

Las plantas medicinales tambien nos pueden ayudar a descansar nuestras queridas piernecillas. Vid roja, castaño de indias, rusco… A lo mejor estás pensando: ¿eso también me lo recomendaron cuando tuve hemorroides? Así es. Todos estos productos, al final, mejoran la circulación de todo el cuerpo. Son venotónicos, vasoconstrictores y protectores de los capilares sanguineos.

Aparte de todos estos medicamentos, las medidas higienico-dietéticas son muy importantes. Intenta no quedarte en el sofá e irte a andar un rato, evita las prendas y zapatos apretados. Puedes terminar la ducha con un chorro de agua fría en las piernas.

Me despido con las medias de compresión bien puestas como ejemplo a seguir.

Y a ti, ¿tambien se te ponen las piernas como botijos en verano?

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Bienvenido a nuestra farmacia!

No te pierdas nuestros posts más molones y suscríbete a nuestra newsletter.

Holler Box