¡Qué lucha! Los momentos más violentos que vivimos en la farmacia suelen ser por antibióticos.

La resistencia a los antibióticos es un problemón muy gordo que nos afecta a todos.

¡Oh, tengo un poco de Augmentine en casa, me lo voy a tomar, que tengo un poco de fiebre!

Pues yo creo que esta llaga solo se me quita con antibiótico.

¿Tú te crees que voy al médico porque me duele la garganta y no me da antibiótico?

via GIPHY

¡Qué locura! Deben estar locos estos médicos, y de paso los farmacéuticos también, ¿no? Como decía Ketama: “no estamos locos, sabemos lo que queremos”. Queremos que los antibióticos que han salvado millones de vida, sigan funcionando. Queremos que no haya más muertes por bacterias multirresistentes. Queremos alimentos saludables de animales sanos.

Todo esto se puede impedir de una manera muy fácil. No automedicándose con antibióticos, terminándose los tratamientos de antibióticos y no dejarlos a medias. Alguno me ha dicho en la farmacia: uf, 30 comprimidos tiene la caja de Augmentine, me tomaré la mitad que no estoy tan mal. ¿En que quedamos? Sí o sí quieres antibióticos pero no quieres tomarte tantas pastillas…

Día tras día están apareciendo y propagándose en todo el planeta nuevos mecanismos de resistencia que ponen en peligro nuestra capacidad para tratar las enfermedades infecciosas comunes. Son las bacterias, y no los seres humanos ni los animales, las que se vuelven resistentes a los antibióticos. Estas bacterias farmacorresistentes pueden causar infecciones en el ser humano y en los animales y son más difíciles de tratar que las no resistentes.

25.000 muertes anuales en la UE son debidas a bacterias multiresistentes

Estamos hablando de muertes, cada vez más. ¿No te parece una paradoja que los antibioticos que han salvado miles de vidas ahora se hayan vuelto en nuestra contra? Los pobrecitos ya no funcionan. Ha sido tanto el abuso que a las bacterias, en vez de matarlas, les hacen cosquillas. Sacar al mercado nuevos antibióticos es un proceso largo y costoso y las súperbacterias son duras de pelar.

Las bacterias multiresistentes nos cuestan dinero a todos

Cada vez es mayor el número de infecciones como neumonía, tuberculosis y gonorrea cuyo tratamiento se vuelve más difícil debido a la pérdida de eficacia de los antibióticos. La resistencia a los antibióticos prolonga las estancias hospitalarias, incrementa los costos médicos y aumenta la mortalidad. Y eso, lo pagamos todos. Se estima que más de 25.000 muertes anuales en la UE son debidas a bacterias multiresistentes y que los costes añadidos son de aproximadamente 1.500 millones de euros extras por cuidados hospitalarios.

No solo no se puede curar una neumonía, que es lo que a todos nos viene a la cabeza. Estamos hablando de cáncer, fecundaciones in vitro, trasplantes de órganos, quimioterapia y cirugías. Este escenario no gusta, ¿verdad? Lo del problemón, iba en serio. Los antibióticos no solo se utilizan para quitar una infección de muelas o una cistitis. Son una pieza fundamental en cualquier cirugía. En el momento que “te abren”, cualquier bacteria que ande por ahí se puede colar, en la misma operación o después.

Lo mismo pasa con los trasplantes de órganos. Existen factores asociados al trasplante, como los estados de neutropenia (disminución de neutrófilos en sangre) y la inmunosupresión, que favorecen la aparición de infecciones. Existen enfermedades infecciosas que prácticamente sólo aparecen en situaciones de inmunosupresión y además, la forma de expresarse puede ser distinta a las que tendría un paciente inmunocompetente. Por otra parte, algunas infecciones, dada su elevada prevalencia y mortalidad, deben prevenirse con antibióticos.

¿y la salud animal?

Por último, y para no alarmarte más de lo que ya estás, hay que hablar de la salud de la ganadería. Del mismo modo que se debería hacer un uso racional de los antibióticos en humanos, igual se debe hacer con los animales. No se debería utilizar antibióticos para promover el crecimiento ni para prevenir enfermedades. Lo que sí se debería hacer es vacunar a los animales para reducir la necesidad de antibióticos y utilizar alternativas a estos siempre que las haya. Yo quiero seguir disfrutando, de vez en cuando, de un buen chuletón, ¿y tú?

¿Te parece un tema tan importante como a mi, o crees que soy un poco exagerada?

firma paloma sastron toledo

Fuentes:

OMS

SCIELO

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

¡Bienvenido a nuestra farmacia!

No te pierdas nuestros posts más molones y suscríbete a nuestra newsletter.

Holler Box